São Paulo, la megalópolis

Necesita una sugerencia?

Necesita una sugerencia?

Dejenos sugerirle el perfecto
alojamiento para sus vacaciones
Solicita consejo

São Paulo es un auténtico gigante en todos los aspectos. No solamente es la mayor ciudad de Sudamérica, con 20 millones de habitantes si contamos el área metropolitana, también es el principal centro financiero de Brasil y una de las mejores ciudades para hacer negocios de América Latina. 

Todos son superlativos aquí: el mayor entramado industrial; el mayor número de inmigrantes; la ciudad más cosmopolita de América del Sur; la mejor red de infraestructuras y una fuerza laboral muy cualificada. Además los “paulistas” han transformado la agricultura y la ganadería en una auténtica locomotora que tira del país desde hace decenas si no cientos de años. 

Desde que los “bandeirantes” se lanzaron desde aquí al interior del territorio brasileño para buscar oro o diamantes y expandir las fronteras de la colonia, pasando por el cultivo de azúcar o café, hasta el gran salto industrial a mediados del siglo XX, São Paulo ha experimentado un gran crecimiento y desarrollo. 

”La ciudad que no puede parar”, según los brasileños, no solo es un desarrollado centro de negocios, también es una gran metrópoli dinámica y llena de vida. Con multitud de atractivos turísticos, una importante vida nocturna y numerosos eventos culturales hacen de São Paulo un destino ideal que visitar.

Ver mapa

También en este Destino

São Paulo - hoteles con encanto

Hablar de São Paulo es hablar de variedad, mezcla y mestizaje, pero todo a lo grande. Aquí nos podemos encontrarnos un patrimonio cultural tan inmenso como la ciudad en sí misma. En definitiva, una megalópolis repleta de atractivos para los viajeros más exigentes: bien sea porque es un dinámico centro de negocios, por su interesante historia y pasado colonial, su variadísima oferta cultural y gastronómica, o su animada vida nocturna, São Paulo es un destino ideal. Conoce “la ciudad que no puede parar” con la cuidada selección de alojamientos que te trae Secretplaces, una colección de los mejores hoteles con encanto en São Paulo, para que puedas disfrutar al máximo de tu estancia aquí.

Dónde ir en São Paulo

La capital paulista ofrece una monumental fuente de atractivos y lugares que conocer. La Avenida Paulista, que se extiende por el propio corazón de la ciudad, es un recorrido imperdible para entender mejor la esencia de São Paulo. Rascacielos, instituciones culturales y lujosas tiendas de lado a lado durante sus casi tres kilómetros de extensión. Aquí podemos encontrar el Conjunto Nacional, que alberga la tienda de libros más grande de toda Sudamérica: La Librería Cultura, y el Museo de Arte de São Paulo, con colecciones de valor inestimable, uno de los edificios culturales más importantes del país y que es muy conocido por su admirable arquitectura. También es muy recomendable la Pinacoteca Nacional, situada en el Jardim da Luz, y que con sus más de 6.000 obras abarca la pintura brasileña durante los siglos XIX y XX.

Y si pensabas que en una ciudad tan inmensa sería imposible encontrar un rinconcito verde o un remanso de paz, estabas equivocado. El Parque Ibirapuera está considerado el Central Park de Latinoamérica y es el más importante de São Paulo. Organizado en torno a tres lagunas, aquí podemos disfrutar de numerosas actividades al aire libre (ya sean deportivas o culturales) y encontramos el Auditorio de Ibirapuera, diseñado por el famoso arquitecto Oscar Niemeyer.

La Catedral Metropolitana, o Catedral da Sé, es de construcción relativamente moderna si la comparamos con otras catedrales pero eso no significa que no sea muy interesante. Se trata de uno de los cinco templos góticos más grandes del mundo y si consideramos eso es fácil comprender que tardaran más de 50 años en acabarla. El Teatro Municipal, el Convento Nossa Senhora da Luz o el Museo Paulista son de parada obligada también.

Pero si se quiere comprender mejor los orígenes de la ciudad y la amalgama de culturas que le dieron forma a lo largo de los años hay que visitar los distintos barrios, agrupados por nacionalidades y el origen de su gente. Por ejemplo Bela Vista, el barrio italiano, Liberdade, el oriental, y las calles comerciales 25 de Março, de origen árabe, y José Paulino, israelí.

Por último la vida nocturna paulista es una de las mejores de todo Brasil. Su gran oferta de bares y discotecas, cines y teatros es de asombrosamente rica y variada.

Gastronomía en São Paulo

Hablar de la “comida típica” de São Paulo resulta tan difícil como intentar hablar de una comida típica del mundo: por lo variado de sus habitantes aquí se da una mezcla única de recetas y platos desde Asia hasta América – las influencias van desde la cocina oriental, árabe, italiana, africana, portuguesa, y por supuesto, la brasileña – que ha dado como resultado una de las gastronomías más ricas y valoradas del planeta. Intentaremos resumir.

Los Bauru, también típicos de otras regiones de Brasil, son unos bocadillos de creación relativamente reciente y tienen muchas clases diferentes. Se preparan con pan de barra y los ingredientes cambian en función del tipo de Bauru que pidas. El típico de São Paulo lleva lonchas de rosbif, rodajas de tomate, pepinillos y queso mozzarella fundido. El Virado à Paulista, por otra parte, es un plato muy completo compuesto de arroz, Tutu de Feijao – frijoles cocidos mezclados con harina de mandioca o mijo – filete de cerdo, longaniza, bacon o torreznos, col, huevo frito y Bananas à Milanesa – plátanos pequeños, rebozados y fritos. Y por supuesto los churrascos, parrilladas en las que se cocina todo tipo de carne a la brasa, son muy frecuentes.

Debido a las influencias que ya hemos comentado es muy habitual encontrar restaurantes que sirvan platos como el cuscús o la pizza, que aquí se consume en cantidades asombrosas. También es costumbre cocinar con muchas especias.

Y respecto a los postres, la variedad de frutas que puedes degustar aquí es casi infinita, por lo que las macedonias y los zumos son de los mejores que podrás encontrar. También es muy típico el Quindim, un dulce preparado con yema de huevo, azúcar y coco.

Todo ello acompañado con la bebida tradicional, y muy exportada también: la caipirinha. Que lleva cachaça – ron blanco brasileño – zumo de lima, azúcar y mucho hielo.