Lisboa: el lugar de moda

Necesita una sugerencia?

Necesita una sugerencia?

Dejenos sugerirle el perfecto
alojamiento para sus vacaciones
Solicita consejo

Extraordinariamente posicionada en el estuario del Río Tajo, la "Ciudad Blanca" – llamada así debido a su espléndida luz – es considerada por muchos ser una de las capitales más pintorescas de Europa. Sus barrios medievales se combinan con típicos bulevares – del siglo XIX – y una arquitectura neo-modernista, obteniendo así una mezcla que hacen de ésta una ciudad mágica.

Y fuera de Lisboa todavía hay mucho que ver: Sintra, un lugar Patrimonio de la Humanidad, que tiene todo el encanto de un pueblecito de cuento de hadas y que fue descrito por Lord Byron como un “glorioso Edén”. Cuenta con preciosos palacios y antiguos edificios que visitar como el Palacio da Pena, Castelo dos Mouros, Covento dos Capuchos, Palacio da Vila, los lujosos jardines de Monserrate o la Quinta da Regaleira.

Estoril y Cascais, que están a solo media hora de la ciudad. Estoril fue en su época considerada la “Riviera Portuguesa” con grandiosas villas y lujosos hoteles mientras que Cascais fue un antiguo pueblo de pescadores con preciosas casas junto al mar. Estas dos localidades están conectadas por un agradable paseo junto a la costa.

Y la "Praia do Guincho", una preciosa playa y un lugar fantástico para practicar surf o windsurf. Justo a las afueras de Cascais, aunque es recomendable ir con coche.

Ver mapa

También en este Destino

Lisboa - hoteles boutique, apartamentos y B&Bs

No hay duda de que Lisboa es una de las ciudades con más encanto de Europa. Es difícil describir ese aire ecléctico, esa elegancia decadente, su estilo único y vibrante. Tienes que venir aquí para poder apreciar todo lo que esta antigua, tolerante y heterogénea metrópoli imperial tiene que ofrecer. Desde la ribera del Tajo hasta el Bairro Alto, disfruta de la ciudad más pintoresca del continente con la cuidada lista de hoteles boutique, apartamentos y bed & breakfast en Lisboa que te trae Secretplaces. Estamos seguros de que es una ciudad que te sorprenderá.

Dónde ir en Lisboa

Quizá sea más preciso describir Lisboa como una ciudad maravillosamente pintoresca hecha de pequeños encantos en vez de como un gigantesco monumento, al estilo de París o Roma (de hecho tiene que ver con que en el siglo XVIII un terremoto destruyera la mayor parte de lo que entonces estaba considerada la ciudad más grandiosa de Europa).

En cualquier caso, todavía exhibe joyas que no te puedes perder como el Monasterio de los Jerónimos – del siglo XVI – la Torre de Belém, el Monumento a los Descubrimientos – que tiene unas vistas fantásticas desde la cima – el Museo Jardín Tropical, el Museo Naval, el Centro Cultural de Belém – que contiene la Colección Berardo de Arte Moderno e incluso el Planetario Gulbenkian.

Todos estos sitios están localizados en el elegante distrito lisboeta de Belém. Una vez que estás allí, puedes poner rumbo a la famosa pastelería “Pastel de Nata” y probar sus deliciosos pasteles del mismo nombre – solo para reponer fuerzas, claro. Es casi imposible tomar solo una de estas delicias, cuya receta aún a día de hoy es todo un misterio – supuestamente, solo hasta tres personas vivas a la vez pueden saberla.

Otros grandes barrios de la ciudad son Alfama, el área más antigua de Lisboa, desde las murallas del Castelo São Jorge hasta el río Tajo. Sobre el centro de la ciudad, al oeste del barrio de Baixa, se encuentra el llamado Bairro Alto. Este el lugar indicado para divertirse por la noche aunque también merece una mañana o tarde de paseo para explorarlo.

Baixa, por otra parte, es de hecho el primer ejemplo Europeo de diseño Neoclásico y planificación urbana. La parte baja de la ciudad es de hecho, su corazón y la principal área comercial.

El Parque das Nações, la antigua zona de la EXPO, todavía merece una visita. Además no puedes perderte el mercadillo, la Feira da Ladra, que se extiende por el Campo de Santa Clara, en el extremo oriental de Alfama los martes y sábados (desde las 07:00 hasta las 18:00).

Gastronomía en Lisboa

Afortunadamente para aquellos que la visiten, Lisboa es un sitio fantástico para comer. Lleno de pequeños restaurantes y pastelarias, además de otros locales elegantes, que harán las delicias de sus comensales.

Respecto a la comida tradicional, casi todos los platos tienen como base la carne o el pescado, acompañados de guarniciones. Excepto las sopas: en Portugal adoran las sopas, muy habituales como entrantes o un simple aperitivo, y en Lisboa no iban a ser menos. Por ejemplo el Caldo Verde – caldo de verduras, con chorizo y patata – el que podríamos considerar plato nacional portugués.

Y luego está el bacalao, otra comida típica que se prepara de decenas de formas diferentes. Como el Bacalhau à Bras – con huevo revuelto y patatas cortadas muy finas – o el Bacalhau com Natas – bacalao a la nata. La Caldeirada de Bacalhau – bacalao con verdura, patatas y caldo – las Pataniscas de Bacalhau – buñuelos fritos de este pescado… y la lista sigue. 

Otro plato muy popular es el Cozido à Portuguesa – un puchero típico portugués – y otra opción son los arroces, que se suelen servir caldosos. Normalmente se acompaña de pescados y mariscos varios. De hecho no puedes dejar de probar el Arroz con marisco o el Arroz de Polvo – arroz con pulpo – ambos deliciosos. También es muy habitual la sardina, normalmente cocinada a la parrilla.

Respecto a los postres hay que reseñar que la repostería lisboeta es sorprendentemente buena. Los dulces tradicionales, entre los que destaca el Pastel de Nata – pastel de hojaldre con crema – son deliciosos. Y también es famosos el Arroz Doce – parecido al arroz con leche español.

Inspiraciones para viajar, itinerarios y los mejores sitios para alojarse

¿Harto de ver hoteles que no se ajustan a tu presupuesto? Échale un vistazo a nuestra selección de hoteles y bed & breakfast con estilo y gran servicio, pero a precios mini.
¿Quieres disfrutar del último grito en tendencias moda, arte o cultura, comer en ese restaurante tan de moda? Échale un vistazo a nuestra lista de escapadas urbanas.