Praga, la ciudad gótica

Necesita una sugerencia?

Necesita una sugerencia?

Dejenos sugerirle el perfecto
alojamiento para sus vacaciones
Solicita consejo

Praga, conocida como “la ciudad de las cien torres” por la gran cantidad de edificaciones que conforman su skyline. Es una de las capitales europeas que más afluencia de turistas recibe al año. Y con razón. El gran valor artístico, histórico y cultural de sus conjuntos arquitectónicos la convierten en el destino perfecto para una escapada cultural.

Los rincones de Praga desprenden una esencia mágica y misteriosa. Recorre sus calles, visita sus impresionantes museos y cruza sus espectaculares puentes medievales. El embrujo de esta ciudad te atrapará al instante. 

Entre los monumentos más famosos encontramos la Catedral de San Vito, el Palacio Real, el Callejón de Oro, el Jardín Real, el Puente de Carlos, el Reloj Astronómico y la Iglesia de Tyn en la Ciudad Vieja. Todos ellos puntos de obligada visita si decides viajar a la capital de la República Checa y de la región de Bohemia.

Ir a Praga es transportarse a un escenario de cuento de hadas, lleno de magia y misterio, capaz de hacer realidad los sueños de cualquier viajero. Esta urbe parece haber sido creada de forma exclusiva para el disfrute de los sentidos, un enclave medieval en pleno siglo XXI.

Ver mapa

También en este Destino

Praga - hoteles boutique y hoteles con encanto

Praga es la ciudad de los sueños. Recorre sus calles medievales, maravíllate ante sus edificios y visita sus muchos monumentos. En SecretPlaces tenemos una amplia oferta de alojamientos vacacionales en la región. Tanto si buscas un céntrico hotel boutique o si prefieres hospedarte en un precioso hotel con encanto, te ayudamos a encontrar ese lugar perfecto para pasar tus vacaciones. Para que tú sólo tengas que preocuparte de disfrutar.

Dónde ir en Praga

Praga posee innumerables conjuntos arquitectónicos y monumentos de gran valor turístico entre los que destaca su Castillo, el primer asentamiento de Praga y de gran importancia cultural. Situada junto al castillo, encontramos otro lugar de obligada visita: la espectacular Catedral de San Vito. Pero, sin duda, el protagonista es el reloj astronómico, el auténtico símbolo de la ciudad. Situado en la Plaza de la Ciudad Vieja, recibe cada día cientos de turistas que acuden a ver cómo los autómatas hacen su baile en las horas punta.

Praga es famosa también por sus puentes, entre los que destaca el Puente de Carlos, uno de los grandes atractivos de la ciudad. Esta ciudad se compone de diferentes barrios, todos ellos llenos de encanto. Hardcany y Mala Strana son dos de los más emblemáticos y permiten al viajero disfrutar de la Praga más medieval. Además, el famoso Barrio Judío (donde podremos encontrar el histórico cementerio judío) es otro de los puntos más importantes de la ciudad.

Otro de los lugares más significativos de la ciudad es el Callejón de Oro. A pesar de lo que su nombre pueda indicar, se trata de una calle repleta de casitas de colores llenas de encanto. Además, su valor se incrementa si tenemos en cuenta que en una de estas casas vivió el escritor Franz Kafka.

Para los viajeros que quieran conocer un poco más la arquitectura de Praga, la Torre de la Pólvora, la Plaza Wenceslao y el Nové Mesto son sólo algunos de los ejemplos más representativos de su arte y cultura.

Pero si lo que buscas es un remanso de paz al ajetreo de las calles principales, la Isla de Kampa y los Jardines Vrtba son tus lugares ideales. Perfectos para pasear con calma y relajarse del tránsito de la ciudad.

Los viajeros más intelectuales disfrutarán de los museos que Praga alberga. Destacan el Museo del Comunismo, el Museo Nacional de Praga y el Museo Mucha.

Y si prefieres una visita a la Praga más diferente, súbete al Funicular Petrin hasta una de las colinas más hermosas y agradables de la región. Un auténtico oasis para huir de la agitación de la ciudad.

Gastronomía de Praga

La gastronomía de la República Checa tiene una gran variedad y riqueza de platos que harán las delicias de los viajeros más sibaritas. Se sirve de ingredientes como verduras y carnes y, sobre todo, especias. La comida que sirven los restaurantes checos es abundante así que prepara a tu estómago para una experiencia culinaria llena de sabor y contundencia.

La cocina de Praga es conocida por sus deliciosas sopas, entre las que destacan la “ceská bramborová”, considerada la sopa nacional y elaborada con zanahorias, champiñones y patatas; la “Zelnacka”, hecha a base de col con panceta; y la “Drstkova”, la sopa de cayos más conocida de la región.

Otro plato tradicional de Praga que debes probar es el “Knedliky” - bolas de harina hechas de patata o de pan rallado -, servido como acompañamiento de otros platos principales. También es típico el “Utopenec”- una salchicha sazonada con una mezcla de exquisitas especias -, una prueba gastronómica de la influencia de la cocina alemana y austriaca en las mesas checas.

El Bramborák – tortillas de harina y patatas utilizadas como pan para acompañar a los platos principales -  y el Goulash – un guiso de ternera, pimientos y especias – son otras de las joyas culinarias que nos ofrece la gastronomía de Praga.

Entre las bebidas destacan las cervezas, muy baratas, variadas y deliciosas; y la bebida nacional: el "becherovka". Fabricada en la región de Bohemia, se trata de un licor de alto contenido alcohólico con sabor a hierbas y canela, amargo y delicado a la vez. Se suele tomar como aperitivo acompañado del típico “Smazeny syr”, un queso frito tradicional de Praga.