Milán, la capital del entretenimiento

Necesita una sugerencia?

Necesita una sugerencia?

Dejenos sugerirle el perfecto
alojamiento para sus vacaciones
Solicita consejo

Milán, ubicada en la región de Lombardía, al norte de la península italiana, es uno de los mejores destinos para una escapada romántica o bien para unas inolvidables vacaciones culturales. 

Conocida mundialmente como "la ciudad de la moda", Milán ofrece una amplia gama de atractivos que la convierten en uno de los destinos que más afluencia de turistas recibe al año en todo el país. Tiendas de lujo y grandes firmas de la moda se aglutinan en las principales zonas comerciales para ofrecernos el Milán más “chic” y vanguardista. 

Pero esta ciudad no es sólo compras y glamour. También destaca por sus numerosos atractivos arquitectónicos y por su valor histórico. Milán posee multitud de monumentos como la catedral “Santa Maria Nascente” - también llamada el “Duomo de Milán” - o el “Teatro della Scala”.

La vida nocturna milanesa es otro de los principales intereses turísticos de la ciudad. Conocida en los ochenta como “Milán para beber” (“Milano de Bere”). La ciudad está llena de eventos sociales y culturales relacionados principalmente con el mundo de la moda, tales como la "Settimana della Moda".

La vida nocturna de Milán es la más imitada en el resto de Italia. Muchos de los locales de la ciudad son conocidos por su originalidad e innovación en sus eventos, así como por la numerosa y variada oferta lúdica que ofrecen. Las áreas de mayor concentración de de bares, restaurantes y clubs son “Porta Garibaldi”, “Corso Como”, “Porta Ticinese o la “Piazza della Repubblica”.

Ver mapa

También en este Destino

Milán - hoteles boutique, hoteles con encanto y apartamentos

Tan variada como su cultura es la oferta de hoteles en Milán. Desde bed and breakfasts en los barrios más céntricos de la ciudad, hasta hoteles de lujo que superarán los sueños de cualquier viajero, pasando por los hoteles boutique más confortables y sofisticados. En SecretPlaces te ayudamos a encontrar el alojamiento perfecto para tus vacaciones. Sólo tienes que hacer las maletas y... ¡Buen viaje!

Dónde ir en Milán

Milán es una ciudad llena de historia y de gran atractivo arquitectónico, a pesar de que su fama se deba mayoritariamente a la abundante oferta de firmas de moda que podemos encontrar entre sus calles más comerciales.

Todo aquel que visite esta ciudad, tiene que ver el “Duomo de Milán”, la cuarta catedral más grande del mundo. Se encuentra en la plaza homónima, que constituye el centro urbano. La figura de este edificio destaca por su peculiar forma y por su color. Desde sus tejados, podemos disfrutar de una vista panorámica de la ciudad realmente espectacular e incluso pueden divisarse los Alpes nevados en los días más despejados.

Milán posee una gran oferta cultural. Si te interesan las artes, la Galería Vittorio Emanuele II es uno de los emplazamientos de obligada visita. También te recomendamos que te acerques al Palacio Real, que alberga de innumerables muestras de arte temporales; y al Palacio del Arengario, sede del Museo del Novecento. 

La “Piazza della Scala”, donde se encuentra el famoso “Teatro della Scala” es otro de los grandes atractivos turísticos que encierra la ciudad. Y no puedes irte de Milán sin conocer el “Castillo Sforzesco”, el cual contiene tres museos en su interior: el Museo del Arte Antiguo, el Museo de Artes Aplicadas y el Museo Arqueológico.

En el centro de la ciudad y como contrapunto a las animadas calles llenas de turistas, encontramos el Parque “Sempione”, un entorno natural en el que poder pasear por un espacio libre de coches y asistir a espectáculos espontáneos de música. Este parque es el hogar del Arco de la Paz, un espectacular monumento construido por orden de Napoleón Bonaparte, 

Para terminar, no puedes decir que has visitado Milán si no has visto su obra de arte más conocida: la Última Cena de Leonardo da Vinci. Se encuentra localizada en la preciosa iglesia de “Santa Maria delle Grazie”. Te dejará sin palabras.

Gastronomía milanesa

En la región de Lombardía, uno de los rasgos más característicos de la cocina es el uso de mantequilla en lugar de aceite, lo que otorga un sabor especial a sus platos. El conocido estilo “a la milanesa”, típico de esta ciudad, se basa en un rebozado de huevo, pan y queso rallados salteados con mantequilla.

El exquisito “rissotto alla milanese”, es uno de los platos más famosos de la región aunque la pasta también goza de una gran popularidad, preparada al horno o rellena de carne o queso.

La mayor parte de los platos lleva ingredientes lácteos como la leche, la crema, la mantequilla y los quesos como el mascarpone y la ricotta. Los milaneses tienen debilidad por los quesos. Los tienen en todas sus variedades y sabores; desde el “taleggio” al “stracchino” o el “gorgonzola”.

Las carnes también gozan de un lugar de honor en las mesas de Milán. El “carpaccio” y el “prosciutto” son algunos de los entrantes – o antipasti – más servidos. Pero el protagonista en esta categoría es, sin lugar a dudas, la “cotoletta alla milanese”, un escalope de ternera preparado con doble empanado y acompañado, tradicionalmente, con una ensalada verde, patatas fritas, limón y mostaza.

Para terminar, el delicioso “panettone”, tan reconocido y disfrutado a nivel mundial, es un pan dulce con pasas de uva, limón y anís, procedente de la zona de Milán y consumido en todo el país. Se suele tomar en Navidad, aunque resulta igual de popular en cualquier época del año. 

La “crème brûlée”, a pesar de ser un postre típicamente francés, también es muy popular en Italia. Hasta el punto de que, en Milán, tienen su propia receta: servida caliente, con la capa superior caramelizada con un soplete y acompañada de nata o de sirope.

Los deliciosos cafés milaneses también son uno de los grandes atractivos de la gastronomía local. Los más populares son el “corretto”, con un chorro de licor; el “macchiato”, acompañado con una nube de leche; y el “latte macchiato”, el tradicional café con leche.